¿Son las redes sociales enemigas de las empresas? (2)

Ayer lo estuvimos comentando con los alumnos en clase en la EEN, Escuela Europea de Negocios. Podemos enfocar este asunto desde diversos puntos de vista. Siempre ha habido controversia entre la empresa y las nuevas tecnologías ¿Recordamos los juicios pasados sobre el uso del email en el puesto de trabajo, su privacidad, etc?

Si hoy en día no paramos de hablar de herramientas 2.0 y su aplicación en comunicación para conversar con nuestros públicos… ¿No son acaso nuestros trabajadores nuestro público interno? ¿No estamos hablando de la creación de wikis internas, blog corporativos, involucración del empleado? Es un tanto anacrónico intentar poner puertas al campo.

Yo diría que antes de matar al mensajero, deberíamos plantearnos los motivos que llevan a un empleado a hablar mal de su empresa, hoy en una red social, hace años en el bar de su barrio ¿Qué más da? Lo malo es que si lo hace en Internet la repercusión de su comentario es mucho más obvia, global y efectiva… Pero su estado de ánimo ¿no repercute igual ahora que antes en el clima laboral o en la productividad? ¿Entonces, por qué tanto temor?

Una cosa es que alguien use la conexión de la empresa para estar metido en Facebook todo el santo día y no trabajar. Vale, incorrecto, lo mismo que el uso indebido de cualquier otra herramienta, messenger, fotocopiadora, fax, máquina del café, etc. Pero… ¿Y si alguien lo hace en su tiempo libre y desde el sofá de su casa? Mientras sus comentarios sean meramente personales y no desvelen datos de la empresa ¿Qué se pueda hacer? ¿Vamos a incluir una cláusula nueva en los contratos laborales? Seamos sensatos, por favor.

La Internet Social no es una tecnología, es más un hecho sociológico. O las empresas, políticos, padres y docentes lo entienden y están a la altura de la evolución de la sociedad y las nuevas tecnologías o están condenados al inmovilismo y, por lógica, al retraso.

Termino con una simple frase: “El temor es hijo de la ignorancia”

Comparte esta historia

Artículos relacionados

Comentarios desde Facebook

No hay comentarios


  1. LF Pastor

    mayo 22, 2009 en 11:38 am

    Pues esta última frase lo dice todo. Al final, toda esta situación es una bomba de relojería que a más de uno le va a estallar en las manos. En pocos casos se analizan las situaciones de una manera objetiva. No se canalizan estrategias para apaciguar estas delicadas situaciones individuales, que pueden acaban en hecatombes comunicacionales globales externas e internas.

    Somos aún un país en el que manda el autoritarismo sobre delegar sobre el empleado (que para eso le hemos contratado), matar moscas a cañonazos, calentar el sillón de la oficina y no la optimización de los resultados en el horario laboral, entre otras perlas. Así nuestro personal, va calentito a casa y con el rabo entre las piernas…

    Responder

  2. Joaquín Mouriz

    mayo 23, 2009 en 4:29 pm

    Hay dos frases que recuerdo con especial cariño de mi carrera profesional:

    1.- ¿Podrías no sonreir en el trabajo? Es que así no das a los compañeros sensación de esfuerzo.

    Esta es muy buena. me la dijeron en mi primer trabajo remunerado.

    2.- Yo no te pago por pensar.

    Esta reconozco que no es original y conociendo a quién me lo dijo en su día, obviamente no es el creador tampoco.

    Podría reunir algunas más pero tendría que hacer memoria. Por cierto, todo esto me ha venido a la cabeza por asociación de ideas al leer algunas partes del comentario de nuestro amigo LF Pastor. Que todo hay que decirlo, tiene más razón que un santo en su comentario.

    Saludos y gracias.
    Joaquín Mouriz

    Responder

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están señalados *

Echa un ojo a esto

Con la marca personal arriba y abajo

Últimamente las mañanas de domingo se han vuelto ...

Buscar

Sobre el autor


Director de Marca, Comunicación y Publicidad en Cetelem España, grupo BNP Paribas. Miembro de la Asociación de Directivos de Comunicación (DIRCOM). Miembro de la Asociación Española de Responsables de Comunidades OnLine y profesionales de Social Media (AERCO-PSM)
Además de profesor, blogger, marido, padre y friki confeso :-)

Archivo

Categorías

Fotos