Me molestan los mensajes apocalípticos

Siempre andamos a vueltas con la misma historia. La Web 2.0 es la “revolución definitiva” que va a dar la vuelta hasta a los calcetines en los cajones en un abrir y cerrar de ojos.

¿A qué se debe este improperio tan propio de mí? Sencillo. Acabo de leer un artículo de la revista Web 2.0 Journal titulado ” Is the PR Business Extinct? Yes

¿Qué me ha molestado? No lo exquisito del artículo… Lo que me ha resultado molesto es el uso de los cambios de concepción reales que estamos viviendo bajo un trasfondo comercial que promociona una herramienta (sin duda utilísima).  Con todos mis respetos al autor del artículo, la sociedad en general, las ideas y, por supuesto, las empresas, cambian, evolucionan y se adaptan. Pero ese cambio es progresivo. Los primeros pasos de lo que ahora se llama Web 2.0 se iniciaron hace más de 10 años y es ahora cuando empezamos a ver su triunfo en la concepción de la Red y en herramientas concretas de las podemos sacar un obvio provecho.

En el citado artículo se puede leer:

“La respuesta tajante es sí. En nuestra estimación, aproximadamente el 70% de las firmas actuales de PR con sus tradicionales relaciones públicas y estructuras de comunicación corporativa no sobrevivirán al rápido acercamiento de la avalancha del social media. El 30% restante necesitará rápidamente reinventar su posición real en esta industria cambiante si desea prosperar, si lo comparamos con dónde estaban y lo que estaban haciendo antes.”

Como mínimo diría que es una afirmación arriesgada.

Evidentemente si los profesionales de comunicación (o de cualquier otra área empresarial) dan la espalda a los cambios efectivos de forma irracional, estarán condenados a perder competitividad y desaparecer. Pero afirmar estas cosas me parece bastante irresponsable. Las empresas saben ver lo que sucede y se adaptan progresivamente en la medida de su capacidad y de su comprensión del fenómeno. En su capacidad de hacerlo adecuadamente estará su porcentaje de supervivencia. Ahora vivimos una tremenda natalidad de agencias especializadas en “comunicación 2.0”. Correcto, está de moda, estamos en crisis y hay que ordeñar la vaca al máximo. El tiempo pondrá las cosas en su sitio como ya lo hizo con las empresas de diseño web en la explosión de la burbuja punto com, las productoras audiovisuales en los años 80, etc, etc, etc.

No podemos estar diciendo constantemente que es el fin de los medios de comunicación, ahora de las agencias y del modelo de nota de prensa, que el marketing tradicional ha muerto, etc. Leer artículos de “gurús” cada vez se parece más a las soflamas renacentistas de Girolamo Savonarola en la Florencia del siglo XV. Tengamos un poquito de templanza, por favor.

Lo que vivimos es la punta de un iceberg que nos va demostrando el verdadero significado de la globalización absoluta de la información. Solamente son señales, avisos para navegantes (mira, me ha salido un chiste) y hay que tomar buena cuenta de ello e ir pensando cómo evolucionar, sin prisa pero sin pausa. ¿Existe una diferencia? Sí, en nuestros tiempos los cambios se aceleran y son más rápidos cada vez. Lo que hace que nuestra capacidad de reacción, nuestra flexibilidad, deban ser mayores. Eso sí es cierto y ya es suficientemente complejo como para añadir más leña al fuego.

Quizá por mi trabajo y la asociación a la que represento debería ser más publicitario con la Web 2.0, pero es por esas mismas razonas precisamente y porque creo que la palabra “Internet” se usa demasiado unida a estos mensajes apocalípticos (haciendo al canal muchas veces un flaco favor) que tiendo a poner algo de paz y cordura. Todos podemos dormir tranquilos que el mundo está cambiando, pero si la memoria estudiantil no me falla, lleva cambiando 4600 millones de años y aquí sigue.

Comparte esta historia

Artículos relacionados

Comentarios desde Facebook

No hay comentarios


  1. Iván Pino

    mayo 28, 2009 en 9:25 am

    Muy bueno, Joaquín. Existe en la Red una curiosa tendencia a matar medios viejos y aplicaciones nuevas casi todos los días. En fin. Ni una cosa ni la otra. Es cierto que urge formación sobre Internet en las agencias de toda la vida, pero para integrarlo en la función de Comunicación, no para sustituir prácticas útiles y con futuro (eso sí, distinto del presente). Un abrazo.

    Responder

  2. Jorge San Juan

    mayo 29, 2009 en 11:08 am

    Estoy totalmente de acuerdo contigo Joaquín. Está claro que la web 2.0 nos permite mirar hacia unos horizontes que hace unos años no hubieramos podido intuir. Pero no se pueden “matar” las relaciones públicas tradicionales. Las veo totalmente complementarias y debemos apoyarnos en ambas para conseguir unas comunicación más óptima con nuestros públicos.

    Responder

  3. multilingual ppc

    febrero 15, 2011 en 12:50 am

    This article is amazing all due respect to the author of the article, the society in general, ideas and, of course, business, change, evolve and adapt. But that change is progressive. totally agree with you Joaquin. It is clear that Web 2.0 allows us to look toward a horizon a few years ago we would not have been able to intuit. I like this article its very simple.

    Responder

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están señalados *

Echa un ojo a esto

Con la marca personal arriba y abajo

Últimamente las mañanas de domingo se han vuelto ...

Buscar

Sobre el autor


Director de Marca, Comunicación y Publicidad en Cetelem España, grupo BNP Paribas. Miembro de la Asociación de Directivos de Comunicación (DIRCOM). Miembro de la Asociación Española de Responsables de Comunidades OnLine y profesionales de Social Media (AERCO-PSM)
Además de profesor, blogger, marido, padre y friki confeso :-)

Archivo

Categorías

Fotos