La honestidad del Blogger

Comentábamos hace pocos días que un conocido periodista ponía en tela de juicio la información difundida en la Red. También decíamos que Internet no es distinto de cualquier otro medio y que la honestidad a la hora de afrontar la labor informativa es la clave. (Los “peligros de la Red”)

Bueno, pues ya están saliendo a la luz noticias al respecto. El fenómeno de la blogosfera hace que muchos blogs de éxito tengan un número de visitantes superior incluso a webs de medios de comunicación online. Y aunque para sus autores el hecho de sacar partido económico no estuviera entre sus intenciones originales principales, la tentación es grande y los “tentadores” muchos.

Dice un artículo en Expansion.com:

Los blogs de consumo han crecido como la espuma con sus consejos sobre los artículos que es recomendable comprar, a veces previo pago de las marcas, aunque esta práctica puede acabarse con la entrada en escena de un nuevo actor: el Gobierno.

La práctica se ha popularizado hasta tal punto que la Comisión Federal de Comercio de EEUU (FTC) ha decidido tomar cartas en el asunto y proyecta aprobar este verano nuevas directivas que permitan al organismo controlar más de cerca a blogueros y anunciantes.

Por primera vez en la historia, la FTC vigilará de cerca a los blogs sobre temas de consumo a la caza de relaciones comerciales ocultas para el lector y conflictos de intereses.

“Si entras a una tienda, sabes que el vendedor es un vendedor”, dijo a la prensa estadounidense Rich Cleland, de la división de prácticas publicitarias de la FTC. “En internet, el consumidor debería saber si alguien tiene una motivación económica para decir lo que están diciendo”.

Estos casos son los que pueden hacer perder credibilidad a cualquier medio de comunicación, sea el que sea. Una cosa es insertar publicidad limpia y clara en un blog aprovechando el tráfico que genera, y otra muy distinta aceptar este tipo de acuerdos desvirtuando la supuesta objetividad del blog, y más aún si el lector ignora ese particular.

En el mismo artículo leemos:

A pesar de que el lector ocasional no es muchas veces consciente, la mayoría de los responsables de blogs no escriben sólo por amor a la blogoesfera, sino que obtienen productos gratuitos y en ocasiones elevadas compensaciones económicas por sus artículos.

Actualmente, el bloguero decide si comunica a sus lectores de qué empresas ha recibido dinero o regalos y, aunque muchos lo hacen, otros prefieren ocultarlo para obtener una mayor credibilidad entre los internautas.

Mercedes Levy, responsable del blog de temas de consumo Commonsensewithmoney.com, opina que es necesario los lectores tengan claras las motivaciones del bloguero. “Me parece buena idea que las personas que escriben un blog hagan saber a sus lectores al respecto de este tipo de relaciones”, dijo a Efe Levy.

Sus lectores tienen acceso a los términos del blog y en ellos Levy aclara que recibe compensación por escribir sus opiniones sobre “productos, servicios, websites y otros asuntos”. Sin embargo, Levy no detalla su relación con cada uno de los fabricantes sobre los que escribe. “Comunicar cada una de las relaciones a los lectores interrumpe el flujo de comunicación entre los lectores y puede resultar confuso”, explicó.

¿Puede un blogger de este tipo mantener o justificar su objetividad si las relaciones comerciales entre ellos y las marcan existen? A no ser que confiese que cobra y aún así todos sus comentarios sean negativos, lo dudo mucho.

En mi etapa de periodista tenía prohibido por la empresa aceptar regalos que no estuvieran justificados (un nuevo software para ser probado, por ejemplo, y en ese caso el producto quedaba siempre en redacción) y aún así recibía invitaciones a comer o regalos navideños constantemente.  Son prácticas habituales de las empresas que intentan agasajar de alguna manera al periodista intentando sutilmente influir en su opinión.

Sin ir más lejos en 2001 compré un coche de una marca concreta. Después de buscar y comparar dudaba finalmente entre dos modelos muy similares de marcas distintas. Me decidí porque una de ellas daba el 10% de descuento a periodistas (nunca fuí periodista de motor así que mi conciencia está tranquila). Pero la oferta estaba ahí para cualquiera que cumpliera los requisitos.

Quiero decir que estas prácticas siempre existen y han existido con más o menos fuerza. ¿Son prácticas lícitas? Creo que existe una frontera que no se debe cruzar, simplemente. Una cosa es que una agencia de comunicación te invite a comer con su empresa cliente y se hable de un hecho potencialmente noticioso, y otra diferente que ponga un cheque encima de la mesa.

¿Es lícito pagar a un blogger para escribir una opinión cuando no lo es hacerlo con un periodista tradicional? ¿Opiniones?

Comparte esta historia

Artículos relacionados

Comentarios desde Facebook

No hay comentarios


  1. Fernando Tellado

    junio 28, 2009 en 11:00 pm

    Hace escasamente horas he escrito precisamente sobre esto, y es lo de siempre, doble rasero para medir si se habla de un profesional u otro.

    Responder

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están señalados *

Echa un ojo a esto

Con la marca personal arriba y abajo

Últimamente las mañanas de domingo se han vuelto ...

Buscar

Sobre el autor


Director de Marca, Comunicación y Publicidad en Cetelem España, grupo BNP Paribas. Miembro de la Asociación de Directivos de Comunicación (DIRCOM). Miembro de la Asociación Española de Responsables de Comunidades OnLine y profesionales de Social Media (AERCO-PSM)
Además de profesor, blogger, marido, padre y friki confeso :-)

Archivo

Categorías

Fotos