El vía crucis de la prensa española

Los últimos años han sido un auténtico calvario para la prensa escrita española. Lo he comentado algunas veces, los cierres de cabeceras, los EREs con miles de periodistas en la calle y, por supuesto, los descensos tremendos por ingresos publicitarios. La prensa internacional no vive tampoco tiempos gloriosos pero parece que en España la imagen que tenemos de la situación es crítica.

Hoy leemos en PRNoticias: “La Vicepresidenta Primera de Gobierno ha anunciado la realización de un encuentro entre editores, profesionales y expertos para alcanzar posiciones comunes y poner en marcha soluciones consensuadas para enfrentar la crisis del sector”.

Vemos también cifras de pérdidas millonarias en cabeceras como ABC o EL Mundo, 60 y 30 millones de euros. O también el aumento de despidos en el sector en Madrid con porcentajes del 20%. Una verdadera calamidad.

¿Y qué hago yo escribiendo un post sobre este tema? Pues yo fuí periodista y me sigue tocando de cerca. Además como director de comunicación me afecta directamente el cambio que la prensa está sufriendo.

Pero mi opinión no versa sobre lo anteriormente dicho sino sobre lo que nadie parece decir: ¿Es España un país donde verdaderamente se lee prensa? El País, según OJD (datos de junio/julio de 2009) tiene una tirada promedio de 524.507 ejemplares, El Mundo de 408.736 ejemplares o el ABC de 343.640, por poner ejemplos. Son datos inferiores a las cabeceras de otros paises europeos, en muchos casos diferencias muy grandes. Pero ese no es problema, al fin y al cabo la tirada refleja el mercado que tenemos en este país de 46 millones de habitantes.

Y ahí tenemos el punto donde quería llegar. En mi trabajo como docente de postgrado desde hace ocho años, siempre pregunto a mis alumnos (universitarios y haciendo un master) si compran o leen prensa y qué leen. La respuesta general es que cuando pregunto en un aula de 25 alumnos quién lee la prensa a diario, la media de manos que se levanta es de tres o cuatro. Si puntualizo que no me refiero a internet, entonces las manos bajan y ha habido ocasiones que nadie ha quedado con la mano en alto. A veces luego pregunto quién, sin embargo, ve todos los días al menos el resumen de “El Gran Hermano”. Mejor me callo el resultado.

Este pequeño estudio de andar por casa lo he realizado en varias escuelas de negocio y el resultado es el mismo, incluso en alumnos cursando un master en comunicación corporativa (pone los pelos de punta porque algunos son licenciados en periodismo) ¿Qué pasa entonces?

Sigo preguntando los motivos de esa actitud y las respuestas no son mejores. No les interesa lo que se publica, siempre se habla de política y además de forma claramente partidista. Me dicen que no se creen lo que leen y que no va con ellos. Lo que veo es desinterés por la actualidad. Y eso es muy preocupante. Si esa generación sigue en sus trece ¿Qué recambio generacional de lectores tendrán nuestros periódicos? (sin entrar en consecuencias peores).

En vez de plantearnos arreglar la casa desde el tejado, deberíamos plantearnos hacerlo desde los cimientos, desde la educación en los colegios, fomentando una serie de actitudes e inquietudes distintas y en un entorno diferente. Un parche en el presente no soluciona el problema de futuro sino que prolonga una agonía. Y eso sin hablar de la influencia de Internet y las TIC en general en el modelo de negocio, por si fuera poco.

Que se lance un programa de TV sobre la “Generación Ni-Ni”: Ni estudian, ni trabajan, ni tienen ninguna inquietud de cara al futuro, un fenómeno que afecta al 15% de los jóvenes españoles. Con todos mis respetos a los profesionales de la cadena, es una vergüenza que la situación actual les haya proporcionado ese tema para hacer un reality.

Comparte esta historia

Artículos relacionados

Comentarios desde Facebook

No hay comentarios


  1. […] prensa de medio planeta ha decidido que su futuro está en el iPad, y que sin duda usted va a leer el contenido que no quiere en un formato nuevo. Yo opino que si mezclas mierda de perro con helado, el resultado sabrá más […]

    Responder

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están señalados *

Echa un ojo a esto

Con la marca personal arriba y abajo

Últimamente las mañanas de domingo se han vuelto ...

Buscar

Sobre el autor


Director de Marca, Comunicación y Publicidad en Cetelem España, grupo BNP Paribas. Miembro de la Asociación de Directivos de Comunicación (DIRCOM). Miembro de la Asociación Española de Responsables de Comunidades OnLine y profesionales de Social Media (AERCO-PSM)
Además de profesor, blogger, marido, padre y friki confeso :-)

Archivo

Categorías

Fotos